Tara Reid, víctima del bisturí

La actriz, conocida por sus apariciones en algunas películas de la saga de American Pie o por su papel en Van Wilder, donde estaba impresionante, es un claro ejemplo de los desastres que puede causar la cirugía plástica y estética.

Tras pasar por quirófano hace un par de años para un aumento de pecho, una liposucción y algunos retoquitos más, el resultado fue considerablemente peor del esperado.

De hecho, mucho se habla de que este pueda ser el motivo de sus supuestos problemas de salud actuales.